We are Online Market of organic fruits, vegetables, juices and dried fruits. Visit site for a complete list of exclusive we are stocking.

Contacto

C/ Josep Valls 11, 2ºB 08195, Sant Cugat del Vallès, Barcelona

642 43 43 75

info@ketogourmet.es

Contact us

My Cart
0,00
Blog

Cómo comer sano

Estamos en cuarentena, y la mayoría está engordando por diferentes razones, ya sea el aburrimiento, el acceso demasiado sencillo a los snacks, la auto compensación al encierro…

Sea el motivo que sea, el hecho es que es muy sencillo subir de peso llevando la vida sedentaria de teletrabajo que por desgracia estamos obligados a llevar.

Pero, si en vez de mirarlo desde una perspectiva negativa decidimos cambiar el chip, podemos aprovechar para empezar a cambiar nuestros hábitos alimenticios ahora que estamos en casa y podemos detenernos a analizar lo que podemos mejorar.

Te damos unas pautas que pueden mejorar tus hábitos alimenticios:

Añade vegetales a tus comidas. Los vegetales, nos aportan muchos nutrientes y nos llenan el estómago, por lo que reducen el resto de porción de comidas y sobretodo las grasas saturadas y trans, que es lo que nos interesa reducir.

Intenta mantener una dieta equilibrada en cada plato: 1/4 de proteína, 1/4 de hidratos de carbono y añade vegetales. De esta manera, nos aseguramos de aportar a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar de manera sana. Además, si te comes los vegetales antes que el resto de la comida, para cuando quieras comer lo demás ya estarás lleno y no aumentarás de peso.

 

Utiliza especias en vez de sal para dar sabor a tus platos: la sal a veces puede provocarnos retenciones de líquidos y si abusamos de ella no es sana para nuestra salud. Utilizando especias en nuestras comidas, no solo conseguiremos evitar los inconvenientes de la sal, sino que conseguiremos descubrir nuevos sabores y enriquecer nuestro paladar.

 

Evita utilizar salsas en tus comidas: es lógico que cuando comemos comidas sanas pero con poco sabor, queramos darle un poco de condimento para hacerlas más apetecibles, pero eso es contraproducente para nuestra salud. Las salsas preparadas contienen un alto contenido en sal, azúcar y aditivos. En vez de eso, puedes añadir ingredientes que tienes en casa como aceite de oliva, limón o especias como la pimienta negra, el ajo en polvo, o preparar salsas saludables tu mismo… Este truco puede ayudarte a mejorar tu alimentación, aportando sabor a tus platos y manteniendo una dieta sana.

Evita los azúcares añadidos: sustituye el azúcar refinado por edulcorantes naturales como la stevia, el eritritol, el sirope de agave… Estos son ingredientes que te aportan todo el dulzor necesario para disfrutar tus postres con la ventaja de que tienen un bajo índice glucémico, lo cual es beneficioso para tu organismo. Estos sustitutos del azúcar tienen todo lo necesario para que puedas seguir disfrutando de la dulzura para los platos que desees sin los inconvenientes que el azúcar refinado puede provocar en tu organismo.

Cambia la bollería y alimentos procesados por fruta: si lo que queremos es empezar a cuidarnos, es importante saber que consumir bollería industrial o alimentos procesados no es una opción. Son perjudiciales para nuestra salud, provocan adicción, ansiedad y hasta obesidad si abusamos de ellos. Para no crear un shock en nuestro organismo y porque éste también necesita azúcares naturales, lo más conveniente es sustituir la bollería industrial por fruta. En un principio cualquier fruta será un gran beneficio para nuestro organismo, y más adelante, podemos investigar cuáles tienen más o menos azúcares para consumir las que tengan menos más a menudo. Reduce el consumo de bollería poco a poco hasta que puedas simplemente eliminarlo y sustitúyelo por una fruta que te guste. Tu organismo te lo agradecerá.

Sustituye los refrescos azucarados por zumos naturales: los refrescos azucarados son uno de los grupos alimenticios más perjudiciales para nuestra salud. Contienen un alto contenido azúcares añadidos, que nos hacen engordar, nos crean ansiedad y adicción y no aportan ningún beneficio a nuestro organismo. Sustituyéndolos por zumos naturales no sólo evitaremos los inconvenientes de estos productos, sino que nos beneficiaremos de todas las vitaminas, minerales y nutrientes provenientes de la fruta.

Intenta consumir más comida real, menos ultra procesados: los alimentos ultra procesados son aquellos que cuando lees sus etiquetas, descubres que están hechos con productos que no conocemos como maltodextrina, carragenina… Que son artificiales y procesados, y la comida a la que llamamos real, es la que se nos presenta lo más parecida a lo que la encontraríamos en la naturaleza. Por lo tanto, lo mejor que podemos consumir, es verdura, fruta, carnes y pescados cocinados con especias y poca sal y frutos secos etc. Todos los alimentos naturales nos aportan muchos nutrientes a nuestro organismo, que no nos aportarán los procesados.

 

Sustituye las grasas saturadas y trans por las grasas saludables: sabemos que para mantenernos sanos debemos consumir alimentos naturales en la medida de lo posible, pero además, debemos consumir el menor porcentaje de grasas saturadas y trans posible, sobretodo si nuestra meta es no engordar o adelgazar. Las grasas saludables constituyen una gran reserva energética, contribuyen al sistema nervioso, son imprescindibles para la elaboración de hormonas y regulan la temperatura corporal sirviendo de aislante.

Algunos alimentos que contienen grasas saturadas son la leche y sus derivados, la mantequilla, la carne de vaca, la carne de cerdo, la manteca de cerdo, la margarina, la carne de pollo, la de pescado y la yema de huevo. No por tener grasas saturadas, debemos eliminarlos completamente de la dieta, pero así como la leche entera contiene un 60% de grasas saturadas, el pescado, el pollo o la yema de huevo solo un 30%, por lo que es bueno consumir los productos que la contengan en un porcentaje menor. También podemos sustituirlos por alimentos que contengan grasas saludables, como el aguacate, los frutos secos, el queso, el chocolate negro, el yogur entero o el pescado magro.

Comprar alimentos saludables: si no tienes alimentos con alto contenido en grasas saturadas y trans en tu casa, difícilmente los consumirás. Es más sencillo evitar la tentación si no la tienes al alcance de tu mano, que si puedes acceder a ella fácilmente. También es importante hacer la compra con antelación, para no comprar alimentos que te sacien en el momento de la compra, que suelen ser los de más alto contenido calórico.

 

 

Busca sustitutos saludables: si estamos acostumbrados a comer productos que sabemos que no son sanos, una de las formas de cambiar este hábito, es sustituirlos por otros que son sanos y que se parezcan de sabor. Por ejemplo, podemos sustituir el chocolate con leche por una fruta, un vaso de leche de almendras o chocolate negro. El chocolate negro, también es chocolate pero amargo, por lo que contiene mucho menos azúcar que el chocolate con leche y además es un alimento que sacia, por lo que además de poco a poco poder hacer una transición a este producto que no resulta malo para nuestro organismo, podemos estar tranquilos ya que nos saciará en poco tiempo.

 

Como sabes, la meta de Ketogourmet además de mostrar a la gente los beneficios de la dieta cetogénica, también es educar y ayudar  a hacer una transición a una alimentación más sana y una vida mejor. Por eso, si echas un vistazo a nuestros menús, verás que puedes encontrar diferentes variedades, puedes elegir el que más te guste y se ajuste a tus necesidades y ritmo de vida, para ayudarte a conseguir la meta que desees.

 

¡Cambia tus hábitos y empieza a comer sano con Ketogourmet!

¿Tú qué piensas?